sábado, 25 de mayo de 2013

The ugly tooth


Concierto de lanzamiento del CD “Amour t’es las?” de Banda Magda, en ‘Joe’s Pub’ (Nueva York, mayo 24 de 2013)
Finalmente llegó el día del esperadísimo concierto de lanzamiento del primer CD de la espectacular ‘Banda Magda’, en el que mi amiga griega Magda Giannikou estuvo trabajando por los últimos tres años.  Como siempre lo hace, invitó a muchísimos musicazos a compartir escenario con la banda, y siendo este un concierto tan especial le dio rienda suelta a su ambición y metió a cuanta gente pudo en el lugar: voz, acordeón, guitarra acústica, guitarra eléctrica, guitarra barítono, clarinete, trompeta, vibráfono, glockenspiel, rhodes, contrabajo, tres percusionistas, batería, violín, viola, cello, dulcimer, un instrumento tradicional del Japón y coros.  Yo tocaría el teclado ‘rhodes’ en más o menos la mitad del repertorio (que me repartiría con el teclista Justin Stanton), y durante los tres primeros temas del concierto estuve disfrutando la música desde el público y tomando algunas fotos.


Terminado el tercer tema del concierto me subí al escenario junto con la violinista, el chelista, el violista y una japonesa que tocaría un instrumento japonés, y me senté frente al rhodes. Durante el tema que tocamos -‘La Japonaise’- había una parte en la que todos hacíamos segundas voces, pero al yo no haber cuadrado el micrófono que tenía en frente del teclado tuve que hacer los coros a grito pelado. Para el siguiente tema- que también tenía coros-, bajé un poco la base que estaba frente al teclado y aproveché mientras Magda explicaba el texto de la canción para cuadrar la altura del micrófono y poder utilizarlo en la canción. 


Yo tenía mi boca pegada al micrófono probando sonido y aprovechano para ver que estuviera bien la altura, cuando el bajista Michael League- que estaba tocando frente a mí-, se movió para arreglar un cable. La cantidad de instrumentos, músicos, monitores y cables que había en el escenario hicieron que Michael no se percatara de la base de mi micrófono que tenía justo detrás suyo, y sin darse cuenta la golpeó sin culpa. “Im sorry man!, are you ok?” me preguntó Michael susurrando, cuando vio que me había pegado con el micrófono en la boca al golpear la base. Con una risa contenida que enmarcaba el absurdo de la situación le hice caras de que estaba todo bien, y mientras comenzaba a tocar la siguiente canción me preguntaba qué carajos iba a hacer después del concierto: me había roto un diente. 


“Holy shit man! I am sorry!”, me empezó a decir Mike en medio de un gesto de preocupación y comedia, cuando le mostré mi boca mueca mientras tocábamos. Me pasaban los acordes por la cabeza interferidos por la idea de que tenía la mitad de mi diente en el bolsillo y pensando cómo diablos iba a hacer para que me lo volvieran a pegar, y pasé el resto de la canción intentando tocar mientras le explicaba a Michael lo que había pasado. Se terminó la canción y Michael se bajó salió del escenario (no tenía que tocar en el siguiente tema)- yo me quedé ahí sentado haciendo muecas, entre disfrutando y odiando el absurdo de la situación. Los músicos que fueron subiendo al escenario para las siguientes canciones por la parte de atrás entraban y me miraban con compasión (por supuesto Michael les acababa de contar lo que había pasado), y poco a poco todos en el escenario supieron que estaba medio mueco. Mientras tocábamos me iba mirando con todos los músicos, que muertos de la risa me pedían con señas que les mostrara mi nuevo look. Desde el escenario le mandé un mensaje a mi amigo Andrés, que estaba en primera fila, contándole lo que había pasado. Coincidencialmente justo el día anterior me había recomendado (quizá proféticamente) a un dentista conocido independiente muy bueno y muy barato, por si algún día tenía algún problema dental. “Uy que garrón, ché! Toma ibuprofeno” me respondió con otro mensaje, y me pasó los datos del dentista. Mientras tanto me miraba desde el público pidiéndome con gestos que le mostrara el percance.


Tocando a dúo con Magda su canción Petite Maline

La séptima canción del concierto yo no la tenía que tocar, por lo que aproveché para ir al baño y ver si podía pegárme el pedacito falso al menos temporalmente. Efectivamente logré hacerlo, e intenté no hablar mucho con nadie antes de volver a salir a tocar el dúo intimista que haríamos con Magda para que no se despegara. Terminó la canción y corrí del baño al escenario, (que ya estaba vacío, y sólo estaba Magda esperándome y preguntando “Juanchón, are you coming or not?”). Justo en el momento de subirme nuevamente sentí cómo se desprendía nuevamente el trocito falso, y me volví a sentar al rhodes intentando no abrir mucho la boca y guardándome el pedazo nuevamente en el bolsillo. Ahora sería difícil disimular, pues en vez de 15 en el escenario eramos dos: Magda y yo. Ella comenzó a presentarme de una manera muy emotiva, explicando cómo nos habíamos conocido y lo mucho que hemos compartido- pero yo por supuesto estaba absorto palpando con mi lengua el rasposo borde de mi diente roto. “What’s going on?”, preguntó viendo que yo estaba medio desconectado de lo que estaba diciendo, -“Are you ok?”. -“I will tell you later” le dije al oído y tapándome un poco la boca. “-Ah ok… are you sure? Do you want to play?”. Le volví a decir entre risa y disimulo que le explicaría luego, a lo que ella respondió “Ok….mmm now I am curious!”.  “-Bah”, pensé. “Me voy a echar al agua”, y decidí contarle del pequeño accidente. “What!?”- dijo al micrófono, “You broke a tooth and are still playing? You are my hero!”. El público me aplaudió efusivamente, y les expliqué brevemente cómo había pasado semejante absurdo (yo no entendía bien el aplauso, tal vez si me hubiera roto un dedo habría meritado tanta alaraca!). En seguida tocamos la canción de Magda ‘Petite Maline’ los dos solos, y durante el par de minutos que duró tuve que lidiar todo el tiempo con el rhodes al que no le sonaban algunas teclas de vez en cuando, y la idea de tener un diente roto me hacía interferencia constantemente con la música que estaba tocando. Me costó mucho conectarme con la música, pero salió bastante bien y la gente nos aplaudió mucho.



Al final de la última canción, con el público aplaudiendo de pié. A la izquierda pueden ver a Michael abrazado conmigo, seguro pidiéndome disculpas nuevamente.


El concierto terminó en ovación, tocamos dos ‘encores’ y Magda vendió muchísimos CDs. Nos quedamos un rato largo conversando con los músicos y amigos del público, y en medio de los comentarios del concierto yo tuve que echar el mismo cuento al menos unas veinte veces: “En verdad este no era mi diente real... el real se me rompió en una piscina cuando tenía diez años... cada ciertos años me pasa lo mismo y con algún golpe se me despega la parte falsa…bla bla bla”. Ya cuando estábamos por salir, mientras esperábamos en el lobby de ‘Joe’s Pub’ a que salieran todos los músicos y Magda terminaba de firmar CDs, le fuí a mostrar el pedazo del diente a un amigo y no lo encontré en mi bolsillo. Disimuladamente comencé a buscarlo en el piso; me lo había puesto y quitado cinco minutos antes en ese mismo lugar y tenía que estar ahí. Una amiga comenzó a ayudarme, y en seguida vino el guardia con una linterna para sumarse a la misión; de repente había como 15 personas que habían estado en el público (y que no conocía) intentando ayudarme a buscar el diente que Michael me había roto. Lo más absurdo era que el piso era negro, y estaba lleno de unas pequeñas piedritas incrustadas: todas parecían dientes. Algunos comenzaron a mirar en la suela de sus zapatos, revisando que no la hubieran pisado y pensando que tal vez podría estar pegado ahí, y varios sacaron sus teléfonos para usar sus linternas virtuales y así poder buscar mejor. La verdad me sentía metido en medio de un capítulo de Jerry Seinfield o una película de Woody Allen, y la situación no podía ser más absurda. 



Desistimos al rato, y mi amigo Andrés me insistió en que revisara el bolsillo nuevamente. Saqué todas mis llaves, billetera y celular, y encontré en el bolsillo del pantalón debajo de unos hilos el dichoso pedacito. Para no quedar como un completo idiota hice la pantomima de que lo había encontrado por ahí, y los que me habían ayudado se fueron contentos a su casa con su CD firmado y con la tranquilidad de que el pobre pianista no se había quedado sin diente (sólo le dije la verdad a una amiga que llevaba media hora buscando, y que me decía insistentemente “Pero no puede ser, dónde estaba? dime exactamente dónde porque yo busqué en todos lados!”). 


Magda y algunos de los músicos nos fuimos a celebrar a un bar, y el resto de la noche estuve entre tomando cerveza, brindando por el éxito del concierto, recibiendo disculpas de Michael, explicando cómo me rompí el diente a los 10 años, e intentando contener la preocupación de saber qué carajos iba a hacer con este diente roto aquí en Nueva York, sabiendo que el martes además nos vamos de gira a Europa para el tour con el grupo de Sofia Ribeiro. Esta mañana llamé al dentista amigo de Andrés, pero me salta el contestador automático; supongo que estará de paseo con su familia porque justo este fin de semana es festivo. Así que quizá tendré que comer compoticas durante las próximas semanas y a tomarme pocas fotos. Igual quien sabe, quizá pueda que esto ayude a despegar mi carrera como músico y me dé una identidad más fuerte como artista; el hecho es que si voy a un consultorio regular hoy, volveré a ser el mismo de siempre, pero arruinado (porque aquí la medicina es impagable).  Lo que sí es seguro es que todos los asistentes van a recordar durante mucho tiempo el espectacular concierto que hicimos ayer, y al pianista al que le rompieron el diente en plena canción.



pd: Les recomiendo muchísimo seguir el trabajo de BANDA MAGDA, realmente es un trabajo muy espectacular y del que seguro van a oir hablar mucho en un futuro cercano: https://www.facebook.com/bandamagda

pd2: Michael League, el musico que me rompió el diente ayer, es un músico a quien admiro muchísimo y uno de los mejores bajistas que he conocido. Lidera la espectacular banda Snarky Puppy, para la cual hace toda la gestión (desde manejar una van en un tour de dos meses hasta escribir toda la música). Ultra recomendada también: https://www.facebook.com/snarkypuppy

7 comentarios:

  1. Y Uy... Qué vaina. Pero seguiste hasta el final. Yo una vez tuve que cantar ardiendo en fiebre así que entiendo el sentimiento.

    ResponderEliminar
  2. UNA BUENA HISTORIA DE POR VIDA.CON ALEGRIAS Y SITUACIONES EMBARAZOSAS Y UN FINAL FELIZ.ADMIRO LA BANDA Y LA INTEGRIDAD DE TODOS USTEDES SIN MENCIONAR EL TALENTO.RECUERDO QUE FUI YO QUIEN PRESENTE A MAGDA A MI AMIGO INTIMO MARTIN COHEN DE CONGAHEAD.COM Y ESE DIA EN BOOM RESTAURANT EN SPRING STREET SALIMOS CON UN CONVENIO PARA FILAMR A BANDA MAGDA EL LUNES SIGUIENTE DOS DIAS DESPUES DE BOOM QUE NO SE DIO SINO UNA SEMANA DESPUES.MARTIN QUIEN CONOCIO A MAGDA A TRAVES MIO EN UN FORMATO DE TRIO CONMARCELO Y PETROS SE ATREVIO A INVITARLA A LOS ESTUDIOS PUES VIO LA FUERZA Y TALENTO DE MAAGDA QUE YO YA HABIA CONOCIDO 4 ANOS ANTES.USTEDES SN UNA TREMENDA BANDA DE MUSICOS QUE QUIERO Y ESTIMO CON DIENTES O SIN DIENTES.LO QUE NO HAS DICHO ES SI EL RATON MIGUELITO (VERSION COLOMBIANA ) DE EL TOOTH FAIRY TE TRAJO ALGUN BILLETICO DE MAS...JA JA JA.....BUEN VIAJE Y QUE TODO VUELVA A LA NORMALIDAD SABIENDO QUE SUCEDERA DE NUEVO..CREO QUE DEBES ESCRIBIR LA HISTORIA DELMISMO ACONTICIMIENTO CON PARTE UNA PARTE DOS PARTE TRES...AQUI MISMO DEBES PUBLCAR EL INCIDENTE DE LA PISCINA CUANDO TENIA DIEZ ANIOS Y LOS SIGUIENTES EPISODIOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la buena onda Feliz, un abrazo grande y seguiremos en contacto!

      Eliminar
  3. Juan Andrés, siento mucho el percance de tu diente... sin embargo, ¡qué relato más divertido! Jaja
    Espero que logres solucionar el inconveniente. Muchos éxitos en tu gira por Europa.

    ResponderEliminar
  4. jajajaj eres un encanto... Empezando con una sonrisota este domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje, hasta ahora leo los comentarios. Me alegra que te alegró un rato mi absurdo relato, un abrazo!

      Eliminar
  5. Lo siento por tu diente... pero me ha hecho morir de la risa en este dia gris... La escena de todos buscando ... se parece a la búsqueda del azucar de Rayela de Cortazar...

    Un beso desde barna MAFE

    ResponderEliminar